Truckin

Toda tu vida haz visto los carros pasar frente a tí. El restaurante a la orilla de la carretera solía ser de tu madre y ella te enseñó a cocinar por considearlo importante. A tí te parecía más importante salir, conocer ese mundo del cual todos te cuentan.

Muchos traileros sostenían amistad con tus padres, por eso te dejaban ir con ellos siempre y cuando el viaje no excediese de un total de cinco horas.

Ellos te compartían sus historias de vida, las buenas, las malas y las inapropiadas para un niño como si su objetivo hubiese sido mostrarte el mundo, enseñarte que nada era tan hermoso ni tan tenebroso.

No conocías muchas de las ciudades, de todas maneras, o quizá por eso, te daban instrucciones de cómo llegar. Igual y algún día te servirían de algo.

Las historias te ayudaron a entender el mundo pero de aquél restaurante jamás saliste.


Originalmente publicado en Muebles e Interiores

Vil

Bienaventurados aquellos muertos jóvenes pues no vivirán lo suficiente para conocer el lado de la vida por el cual sí vale la pena matarse.

Hay personas que se van y nadie lo nota. Unas cuantas dejan un hueco en personas que no conocen maneras para combatir la ausencia.
Originalmente publicado en MeI

Lucie isósceles

Es fácil caer en el abismo. El vértigo a la caída se supera si se pone en una balanza en contra del asco de seguir con la rutina. Se trata de dar un paso al frente, nada más. Dicen que es de cobardes. No hay problema tan grande como para perder las ganas de vivir.

Autodestrucción, todos tenemos un botón de. “fuíste luz”, mas las velas se apagan, los focos se funden.


Originalmente publicado en Muebles e Interiores