Toda tu vida haz visto los carros pasar frente a tí. El restaurante a la orilla de la carretera solía ser de tu madre y ella te enseñó a cocinar por considearlo importante. A tí te parecía más importante salir, conocer ese mundo del cual todos te cuentan.

Muchos traileros sostenían amistad con tus padres, por eso te dejaban ir con ellos siempre y cuando el viaje no excediese de un total de cinco horas.

Ellos te compartían sus historias de vida, las buenas, las malas y las inapropiadas para un niño como si su objetivo hubiese sido mostrarte el mundo, enseñarte que nada era tan hermoso ni tan tenebroso.

No conocías muchas de las ciudades, de todas maneras, o quizá por eso, te daban instrucciones de cómo llegar. Igual y algún día te servirían de algo.

Las historias te ayudaron a entender el mundo pero de aquél restaurante jamás saliste.


Originalmente publicado en Muebles e Interiores

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s