Comenzó como un círculo vicioso. Salía muy tarde y muy cansada de trabajar como para lograr despertarse a una hora que le permitiera desayunar algo sin llegar tarde a clases. Así que comida de la cafetería quedaba como primer alimento.

Luego en su trabajo no tenía pausa para comer. El bloque de tiempo libre entre escuela y horario de entrada lo necesitaba para poder llegar a tiempo, y si no tenía tiempo para comer algo, menos para preparar algo que pudiese ingerir después.

A veces le daban comida sus jefes o algún compañero; y otras llegaba a casa con energía de prepararse algo nunca muy elaborado, ni nutritivo. Eso cuando no volvía a casa muerta de cansancio.

No es que haya decidido ser…, ni se había dado cuenta hasta el día que el no-novio-sí-algo tuvo la genial idea de decirle “tus tetas están más pequeñas, ¿por qué?”

Historia de un sólo y corto capitulo, publicada originalmente en Muebles e Interiores, octubre de 2012

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s