No termina de lavar, no se van las tristezas.  Se quedan haciendo más grande el vacío que nada llena. No basta el amor, la comida, el sexo, los amigos, todo, nada.
Ya no sientes, no hablas, no lloras, no gritas, no pateas, no te dejas llevar pero tampoco te quedas. No aprendes. Te duele la garganta cada que intentas decir lo que no quieres vivir, aunque tiene qué.<br />
<br />
Tú frente a él, él buscando tus ojos y tu esquivando la mirada. Estiras los brazos, él entiende.

Originalmente publicado en MuebleseInteriores

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s