Missing a stranger

Intenta no pensar en cuando eran novios y hacían planes para el futuro. La bebé no estaba en esos planes y fue una sorpresa que dio miedo, pero él prometió que le ayudaría en todo, que se casarían y serían felices los 3.

En la realidad, han pasado 8 meses desde que dio a luz y ya está acostumbrada a que, en la tarde y parte de la noche, si la bebé llora, o necesita un cambio de pañal, él lo hace. Para el llanto de las 3:00 am, estará sola. Le parece injusto que él sí pueda tener su vida lo más parecido a normal-antes-de-ser-papá, y ella tenga que ser madre todo el tiempo.

No sabría en qué momento se quedó dormida. Sabe que sigue sola, y eso es raro ya que por las mañanas siempre está, así sea solamente para darse un baño, cambiarse de ropa y comer algo antes de ir al trabajo. Decide llamarle, esperando sí conteste.

Cinco veces llama en vano. Se preocupa por su marido, pero pronto tiene que preocuparse por su hija, quien ya despertó y exige ser alimentada. Eso es más importante que hacer un drama, adolescente, de dónde está y por qué no ha vuelto.

+

Ya es más de medio día y las cosas no han cambiado. No sabe si está más enojada que alarmada, o simplemente triste y decepcionada de esto en lo que se han convertido.  La bebé duerme y ella decide hablarle al mejor amigo del esposo, si alguien puede saber dónde está, será él.

-¿No llegó a dormir?

-Esperaba cualquier respuesta distinta.

-Nina…¿Estás bien?

Podría contestar que sí lo está y terminar con todo. Pero -estoy cansada, bastante cansada, Y harta emocionalmente… a él se le hace tan fácil…

-Lo siento…yo…

-Nada. Mira…si lo ves pues, dile que ya fue demasiado irresponsable de su parte.

-Está bien, yo..te aviso sí se algo.
Algo ya lo sabe: dónde está su amigo. Y lo que hizo toda la noche. No es algo nuevo, sólo es raro que a estas horas del día siga sin aparecer -¿Cómo se le puede ir tanto tiempo?

Le llama inútilmente. Una cosa es no contestarle a la esposa, y otra muy distinta es ignorar a los amigos por tanto tiempo. Decide entonces ir a donde ya sabe que va a estar, si es necesario lo obligará a abrir la puerta. Todo esto merece una explicación.

+

Hasta los vecinos hacen más caso del timbre. Sabe que es una casa grande, que es la razón oficial por la que no se ha mudado con esposa e hija. La razón real, es menos romántica. Espera que un día su amigo esté listo para comprometerse de verdad.

Encuentra, no muy lejos de ahí, a unos policías a quienes les cuenta la historia de manera general. Ellos llaman a Nina, quien ya había ido a una delegación de ministerio público a reportar la desaparición de su esposo, sólo para verificar algunos datos antes de decidir cómo entrar a la casa.

Es un grupo de tres, además del amigo, los que entran por la cochera, pasan el jardín y entran a la casa esperando encontrar una escena distinta. ¿Quién se iba a imaginar que el padre ausente, el marido que nunca dejó de ser como un adulto soltero, iba a estar tirando entre escaleras y suelo, cráneo sangrando y sin pulso en sus venas?

La primer línea de investigación, es un abuso de alcohol y mala suerte al bajar, o subir, las escaleras. Se quedaría ahí de no ser por la corta historia, que después del descubrimiento tuvo que ser ampliada por el amigo. -Se supone que esta casa la utilizaba para sus aventuras extramaritales. Y de ser así…

-¿No estaba solo?

Originalmente publicado en Muebles e Interiores