Para ella es extraño verlo ahora, tan cercano, tan lejano, tan coqueto. Todavía lo que siempre quiso, lo que a veces quiere, lo que siempre se tiene que convencer que no es para ella, que parecía que sí pero al final no. Igual que con sus ex novios, y es una comparación rara para ella. El amor duele porque siempre se enamora de quien no debe, de los menos propicios para iniciar una aventura de a dos. Nunca se lo piensa mucho antes de enamorarse, prefiere las cicatrices y moretones a los alucines del tipo qué tal si esto o aquello.

Pero ese que ahora ve en compañía de otras,  de otros, no es un ex novio, ni una persona, y ella sigue sosteniendo que se lo pensó antes de seguirlo y que no encontró una razón para no hacerlo. Desde ahí, dice, se puede ver lo poco que estaban destinados a suceder.


Originalmente publicado en Muebles e Interiores

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s