Un millón de imágenes del día anterior vuelan por tu cabeza mientras esperas que la cafetera terminé el ciclo. Primero, ella dormida a tu lado, su cabello revuelto, la ropa en el suelo, una sábana que apenas cubre y la imaginación, o el recuerdo, de la piel con piel. Recuerdo de una noche de poesía, de entender cómo se hace poesía al final de una fiesta, bajando las escaleras, abordando un automóvil, pasando por calles sin nombre,v viendo las luces parpadear, hablando de nada, aprovechando las luces rojas para besar. Poesía en el suspiro que surge al llegar a casa, en las risas nerviosas, en las miradas que dicen más entre menos distancia las separe. Poesía al besar, acariciar, quitar ropa, lamer, besar, morder, recorrer sin prisa como si la eternidad no existiera, desnudarse mutuamente, observar, acariciar, abrazar, desnudar por completo.

Ella se despertó pidiendo café, a lo que tú sonreíste, igual que sonríes ahora mientras esperas. Sonrisa que te dura hasta que suena tu teléfono y lees un mensaje de

“Feliz cumpleaños bebé, TE AMO! TE AMO!
 

Estoy feliz de compartir otro año contigo, otro festejo. Gracias por dejarme ser parte de tu vida, por quererme cada día de una manera que nunca nadie había hecho. Ya te quiero ver y abrazar, besar, mucho mucho mucho!!! Te amo, mi amor 😀 Muchos abrazos, muchos besos, mucho amor”

Originalmente publicado en Muebles e Interiores

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s