No vas a saber responder. Cuando te pregunten qué sucedió, simplemente no vas a saber responder.

Viste que alguien estaba molestando a tu amiga, prácticamente acorralándola contra la pared, y supiste que tenías que hacer algo; no esperabas que fueses a terminar golpeando a alguien, eso fue mero impulso. Quizá decidas quedarte con esa historia, alguien estaba acosando a una mujer, alguien tenía que ser castigado, que hubiese una lección y consecuencia a sus actos.

Lo hubieras hecho por cualquier mujer, amiga o no; eso es lo más importante, que no lo hiciste por tratarse de ella, porque ella es sólo una amiga. La misma amiga que después te acompaña a la enfermería de la escuela, se queda contigo y no dice nada cuando la enfermera pregunta qué sucedió. De hecho, no dice nada hasta que se quedan solos en la pequeña habitación.

-Sabes que no podía no hacer nada. Sabes qué

-Yo lo sé. Lo sé. -Y de nueva cuenta ese silencio que darías lo que fuese por matar, pero tu mente está literalmente en blanco. -Gracias, no por golpearlo por… porque te importa ¿sabes? Ojalá dejara de molestarme.

-¿Crees que lo haga de nuevo?

-Pues sí, sabe que no es como… que no hay quién lo golpee siempre.

-Paloma siempre se queja de sujetos que la acosan en la escuela.

-A eso me refiero, en parte. Digo, ella tiene novio, todos saben que ella tiene novio. Así que ese sujeto volverá a molestarme en cuanto le deje de doler la cara.

-Al menos lo intenté.

-Lo golpeaste.

-Pues —Lo que fueses a decir, se pierde en el remolino de pensamientos y latidos agitados provocados por ella acercándose a la camilla en la que estás sentado, sólo que ella se queda de pie, toma tu mano y la examina por un momento antes de decirte que mires cómo quedo. -No se ve tan mal, ¿o sí?

-Pero se ve mal. -Sigue sosteniendo tu mano cuando levanta la mirada, se miran y se van acercando como en predecible y aburrida película, más aun dado que en aquel momento la puerta de la pequeña enfermería es abierta. Es la doctora que regresa con la radiografía y dice que todo está bien, que tienes que tomarte algunas pastillas para el dolor y pomada para la inflamación, pero no habrá mayores problemas.

Agradeces a la doctora y salen rápida y nerviosamente de ahí. Avanzan por los pasillos de la escuela sin tener que decir y te pateas mentalmente por no encontrar un tema, por siempre dejar que todo se ponga raro con ella, por estar tan al pendiente de ella. Algo te dice que no deberías. Más bien, los amigos que te han preguntado al respecto son quienes te dicen que no deberías, y menos si vas a continuar diciendo que son solamente amigos.

Incluso si ahora mismo, mientras caminan en silencio por los pasillos de la escuela, no lo parece, son amigos. Del tipo que puede platicar durante horas sobre cualquiera de los muchos intereses que comparten. Es sólo la amiga por quien golpeaste a alguien, y a quien has estado cerca de besar en repetidas ocasiones, sin que eso les borre la etiqueta y realidad de amigos. Es ella quien por fin rompe el silencio, diciendo algo que suena a “tengo que irme,” pero tu parece que has escuchado “bésame” y es justo eso lo que haces cuando se acerca a ti para despedirse.

La besas, como un impulso contenido, una olla a presión que se tapa y un día revienta. La besas con todas las ganas que intentas ignorar. La besas queriendo tocarla, acariciarla, tenerla más cerca. La besas hasta que ella te rechaza y sigue caminando en silencio. Tú caminas a su lado porque, como ya quedó claro, no sabes cuándo parar.

-¿Por qué – Pero no puede terminar de preguntar porque entonces llega alguien, llega a abrazarte, o para que la abraces y  le sonrías como idiota. -Hola Paloma.

-¡Hola! ¿qué te pasó en la mano?

No sabes que contestar, entonces ella lo hace por ti y tú quedas como el príncipe, el caballero de brillante armadura. Sabes que no dirá nada del beso nunca y te sientes peor que aquel idiota que la estaba molestando. No pasa mucho tiempo antes de que ella diga tener algo que hacer, que quizá es verdad, y te deja tomado de la mano con tu novia.

{fin}

Originalmente publicado en Muebles e Interiores

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s