You wear the sun

Era oficial, el sol la odiaba tanto como ella odiaba el sol. ¿Cómo podía ser tan brillante? Llevaba puestos sus oscurísimos lentes de sol y de todas maneras lo sentía, le molestaba, hacía que le dolieran los ojos, la cabeza, ¡todo! Por supuesto que no era efecto de su resaca. El sol la odiaba.

pero sus profesores no entenderían razones, y muchos menos una como esa, así que entonces ahí estaba ella, en la escuela, a las 8:30am de un sábado, lista para entregar uno de los últimos proyectos del año. Iba a matar a alguien si el profesor no aparecía pronto. O si el sol continuaba odiandola. O si nadie aparecía para hacerle compañia.

-No sé que de toda esta escena me sorprende más. Te ves terrible.

-¡Tengo lentes puestos!

-De todas maneras…

-¿También tienes proyectos que entregar?

-Dos.

-¿Qué hicimos para merecer esto?

-Tú ,enfiestar demasiado.

-Eso nisiquiera es posible.

-Igual q -Su amigo no terminó de hablar, un mensaje en su teléfono lo distrajo. Pasa suficiente tiempo con él como para saber, sólo por su expresión, de quién es. En ese momento, recuerda que ella estaba en aquel bar anoche, incluso se saludaron inicialmente, pero después… -Eh… ¿Qué te estaba diciendo?

-¿Cómo te va con Violeta?

-…¿Cómo sabes…cómo …di…..?

-Te conozco.  Ustedes… -Preguntar era raro y hacer pausas quizá aumentaba la incomodidad, pero después de verla en el bar, bailando con un hombre, besando a otro y dejándose tocar por un tercero… -No son novios.

-Pues, estamos saliendo. Ya sabes, conociéndonos mejor, en plan pareja. –Oh…Oh,no… -Es tan encantadora, tierna… A veces hasta la percibo muy….dulce ¿sabes? de esas personas que inspiran

-¿Poemas, canciones e historias? – Ella estaba pensando en historias, historias sobre un bar supuestamente elegante en donde algunas personas iban a tener sexo, cuasi orgias. Pero su amigo no estaba pensando lo mismo, o eso esperaba porque sería increíblemente raro si luego él fuese…a ese lugar, a hacer eso….

-Sí. Es encantadora y disfruto el tiempo a su lado, disfruto que en realidad es tímida y se sonroja fácilmente, con toda la inocencia del…- No es consciente de la reacción que esas palabras le provocan, pero no importa porque su resoplido casi risa ha causado que su  amigo deje de hablar y la vea con una mirada confusa.

-Yo… esto…

-¿Qué? ¿Qué puedes tener que decir para esa respuesta, si ni la conoces realmente? Nunca has siquiera hablado con ella, fuera de saludos cordiales ¿o me equivoco? -No se equivoca -No juzgues a personas que conoces. Primero tratala, descubre cómo es realmente y luego tal vez

-¿Sabes algo? Tienes toda la razón, no la conozco realmente, no puedo decir nada sobre ella. Siempre hay tanto que aprender de la gente, tantas facetas, tantos pequeños detalles que nos hacen únicos… -Se quedaron viéndose en silencio, con más incomodidad de la soportable, incluso para ellos que casi siempre terminaban teniendo charlas incómodas. No sabía que más decir, sabia que no era su lugar decirle lo que había visto, además tal vez había sido algo de una sola noche. O tal vez sea su verdadera personalidad. -No se puede juzgar de lejos o por conocer sólo un lado. Creo que mi maestro ya está en el salón, así que mejor voy.

-Si, igual para mí. Entonces, bueno, vaya… Suerte, con tus trabajos.

-Suerte. Nos vemos.

—FIIN

En caso de que alguien este curioso de esa escena mencionada del bar, escribí una parecida, inspiración paralela a esta historia, y pueden leerla en tumblr

Advertisements