A veces hay ganas de follar.
Hay ganas del juego inofensivo aunque no inocente.
Hay ganas de palabras llenas de deseo, un me gustas, te quiero, me encanta, me fascinas… Palabras que se las lleva el viento y no importa.
A veces hay ganas de follar, pero eso no da ganas de jugar.
Hay ganas de algo real, tan tangible e intenso como los sentimientos pueden serlo.
Hay ganas de no decir promesas.
Hay ganas de viajar en el tiempo, advertir las consecuencias de aquel juego no inocente pero sí, en teoría, inofensivo.

Originalmente publicado en Citas y Letras

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s