Flatliner

Sigue diciéndote que estás volviendo a tus raíces, sigue contando que esa es tu esencia, no olvides mencionar la historia de cómo la perdiste buscando la felicidad de tu alma gemela, remata con la explicación a detalle de cómo, cuándo y por qué te abandonó. Mantén una expresión tranquila, no respires acelerado, transmite todo sólo con tu voz, son tus raíces, lo que eres, lo que perdiste, lo que dejaste. Lograras que te crean, es tu encanto, regalas historias fantásticas, fantasías para niñxs perdidxs, palabras más irresistibles que aquella manzana. Esas sí son tus raíces; todo lo demás que cuentas, no. Y lo sabes, te molesta cada palabra pero, sabes que esas mentiras son tu esencia.

 


Originalmente publicado, hace cinco meses, en Citas y letras tumblr

Advertisements

I don’t care who you are

Fui a Monterrey a un concurso de gritos.


Y a conocer el arte basado en lagartos, o crustáceos.
Lagartera//embedr.flickr.com/assets/client-code.js
Los paseos artificiales sobre ríos que existían
Santa Lucía//embedr.flickr.com/assets/client-code.js
También fui a NO preguntar el nombre de las plazuelas. O si les dicen plazas. O Jardínes.

Sultana

//embedr.flickr.com/assets/client-code.jsTampoco lo sabía pero también fui para tener una sonrisota post concierto BSB que ni yo me creo.

 

 

Una foto publicada por ivie laguna (@iviepinky) el 29 de Jun de 2015 a la(s) 1:50 PDT

 

 

Eso fue perfecto. 
//platform.instagram.com/en_US/embeds.js

Valor

Cada vez que piensa que no puede seguir, le basta con recordar el sonido de dientes impactando contra el suelo y el dolor. El infinito dolor que siguió y no solamente por el golpe; el dolor de haber estado ahí por un supuesto de no poder, porque era más fácil depender de alguien, hasta que depender llegó a los gritos, las empujones, los golpes, los moretes, las heridas, la perdida. Golpes soportó varios, sangre sólo esa vez. Después de eso, él la besó, le dijo que lo sentía, que no volvería a pasar…siempre que ella se portase adecuadamente. Antes de dormir, le recordó que sólo él podría quererla, y ayudarla, ahora que estaba tan marcada. Él se quedó dormido por cansancio, y por alcohol; ella respiró profundo antes de irse.

Originalmente publicado en Citas y Letras