Cuarto de siglo

Hace días volví a ver a alguien después de 12 años y días. 

Estábamos hablando, puras personas con años sin verse, y en algún punto alguien dice “no has cambiado nada.” No era para mí, tampoco era alago ni crítica, sólo un comentario, uno que lleva años rodando mi mente.  12 años es  la mitad de mi vida, y más de un década en la vida de los demás. Yo entiendo, la esencia permanece. Pero si más de una década después, no has cambiado en nada… 

Simplemente no lo veo. No veo  a la ivie de 12 años viviendo sola, o con el corazón roto aunque funcional. No la veo entendiendo, por ejemplo, que no siempre puede el que quiere. Ni de distancias, tiempo, dinero, insomnio, pérdidas ni de silverlinings. Una cosa es esencia, pero comportarte exactamente igual ¿quién te hizo tanto daño? 

So, iviE, 12 years, 30 days, 5-ish hours later you are 25 years old now, what do you do? Go. 

Lo que te hace grande

Esta canción la he puesto mil veces, y hace mil días exactos que no te escribía. Ya no te pienso, ni te inhalo, bebo o anhelo. Tal vez porque nunca fuiste para mí, o tus evasivas o mi miedo. Yo no sé, no entiendo, pero te extraño aunque tengo reconfortado que tú sin mí, vives y bien. En realidad vives mal y dejas mucho que desear, no de a gratis que seas la manzana podrida casi cáncer de varios, tal vez por eso dejé de pensarte, o el miedo, me late a que por miedo. Aquí estamos otra vez y el único motivo que se me ocurre es que, yo escribo cuando siento que me ahogo; y siento que me ahogo cuando no escribo. No soy tan buena ahogándome, después de todo ya aprendí a nadar.

*reconfirmado, no reconfortado.

Originalmente publicado en MeI