Dos años después él sigue volviendo, cada treinta días, al lugar donde se conocieron. El lugar donde ella le habló un día, donde eventualmente se volvieron amigos; donde se abrazaron por vez primera, donde él sintió la necesidad de expresarle amor, donde ella lo rechazó; donde la vio por última vez.

Un mes después de que ella desapareció, le llegó a su casa una postal y un”lo siento. Siento decir que te lo dije, siempre me voy primero.” Él le mandó una postal de “no tienes que disculparte… Pero, ¿puedes volver? ¿Quieres?” Envió postales a esa dirección por meses, lo único que recibió fue todas de vuelta al remitente; todas menos la primera.

Hubo una vez que no volvió a ese lugar en el día treinta. Pero al treinta y uno, se despertó de repente, angustiado, preocupado, corriendo hasta al lugar. No había nadie, mucho menos ella. Pero él pasó todo el día ahí.

Eran otros treinta días, dos años desde que se fue, cuando alguien llamó su atención. Nunca había sentido tanta ansiedad y miedo de voltear.

Advertisements

3 thoughts on “Pequeña Victoria.

      1. Aunque has tratado el tema de corriendo y sin mucho trabajo de escritura, esas cosas pasan y, en cierta forma, tienen su belleza (y su dolor en el fondo).

        Yo conozco a alguien que siguió “volviendo” a los lugares que tuvieron una carga emocional en el pasado, volviendo y recreando ese pasado y esa persona año tras año (las miradas, las sonrisas, las palabras, los ojos, el pelo…) . Aun hoy, veinte años después…

        Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s