Cuando estaba en sexto de primaria, la última semana de clases nos dieron permiso de no ir con el uniforme, me acuerdo de una niña en falda negra, pegadita hasta las nalgas y luego con vuelo. No fui el único que comentó al respecto, pero sí el único que le chifló. La niña me acusó con la maestra, la maestra dijo que hacía muy mal ella en vestirse con ropa no apropiada ni a su edad, ni a la escuela.

Tuve mi primera novia a los catorce años, ella era menor que yo pero muy linda persona, muy bonita niña. Era una relación bastante inocente, apropiada para nuestras edades aunque estas fuesen distintas. Luego un día ella dijo ya no querer estar conmigo, que aparte no la dejaban tener novio, pero sabía que eso era mentira porque sus papás trabajaban casi todo el día y ni se daban cuenta de nada. A los pocos días me enteré que andaba con otro. Fui de sorpresa a su casa y sí, ahí estaban. Me enojé, le grité a ambos, sentí unos celos y una furia terrible. No recuerdo cómo terminé golpeándola.                                Escuché a unas vecinas comentando de la niña que habían golpeado, les preocupaba que una niña tuviera novio y criticaban la ausencia de los padres.

El siguiente incidente que recuerdo fue sucediendo durante meses. Mi novia se cambió de escuela  y de repente estaba muy ocupada entre clases, tareas y actividades extra. Cuando estábamos juntos, que cada vez sucedía menos, ella estaba siempre muy ausente, y muy al pendiente de su teléfono que nunca me dejaba ver. Yo me enojaba, como cualquier persona haría, y le gritaba pero nunca la golpeé. Eventualmente terminó conmigo, dijo sentirse vigilada, asfixiada y ya no sabía sí me quería o tenía miedo a mis esporádicos ataques de celos y, según ella, ira. Nos conocíamos de años, su familia confiaba en mí, ella nunca le comentó a nadie de mis celos, ni de los gritos, creo que le daba vergüenza. Fui a su casa a hablar con ella. Ella no quiso hablar. Ella no sabía de la pistola en mi mochila. Fue la única vez que alguien cuestionó mis acciones, fue la única vez que hubo consecuencias para mí.

-fin-
Este texto es una ficción derivada de tres tristes noticias no relacionadas entre sí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s